Ser niños

 

 

Ser niños maduros,merece la pena .

“Cuando éramos niños los viejos tenían como treinta un charco era un océano la muerte lisa y llana no existía.

Luego cuando muchachos los viejos eran gente de cuarenta un estanque era un océano la muerte solamente una palabra.

Ya cuando nos casamos los ancianos estaban en los cincuenta un lago era un océano la muerte era la muerte de los otros.

Ahora veteranos ya le dimos alcance a la verdad el océano es por fin el océano pero la muerte empieza a ser la nuestra.”

Mario Benedetti

Ahora que se aproxima este otoño incierto, cuesta remontar y hacerle frente.Si algo aprendimos de esta pandemia , es usar la humildad,como herramienta de reconocimiento.En este futuro incierto, lo primero desnudarse y con calma, elegir la “ropa que en este otoño nos iremos vistiendo”,llamo yo metafóricamente al hecho de que no podemos dejar elegida la ropa del dia siguiente, como en años anteriores .Hay que ver cada día,como se desarrolla y dejar qque fluya, sin que cunda el pánico,pero conscientes de nuestra responsabilidad.

 

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: